ejecutivos conscientes

Ser Ejecutivo Consciente en un Mundo Caótico

Convertirse en un ejecutivo consciente implica desarrollar la conciencia y potenciar la autenticidad. Iniciar el camino “al despertar” es un paso inevitable si queremos culturas organizacionales menos caóticas.

La autoconciencia es la capacidad de estar presentes y darnos cuenta que está sucediendo en nuestra mente, en nuestro cuerpo y a nuestro alrededor. Una persona consiente en el mundo laboral se reconoce como ser multidimensional (emocional, racional, corporal y espiritual), experimenta cada una de estas dimensiones y es capaz de identificar la información que le llega de cada una de ellas.

La autoconciencia nos permite observar lo que nos sucede a nosotros mismos y nos facilita comprender también que las actitudes y comportamientos de nuestros colegas, jefes o clientes no son más que el producto de muchas cosas entre ellas: sus creencias, sus percepciones, sus experiencias de vida, sus pensamientos (acorde a la ciencia probada por el Dr. Lipton); y, también producto de traumas heredados por ejemplo inconscientemente desde nuestros ancestros (hasta tres generaciones) y que han alterado nuestra forma de ser, incluyendo nuestro ADN como afirma Mark Wolynn en su libro “Este dolor no es mío”.

Así que para ser un ejecutivo consciente en el ámbito laboral podemos empezar por:

No juzgar las reacciones
, pensamientos, emociones o comportamientos de los demás.

Desarrollar la propia inteligencia emocional, es decir, ser consciente que los pensamientos generan emociones y que estás a su vez evocan comportamientos. Ningún colaborador va a ser honesto y abrirse a compartir las dificultades que está encontrando para alcanzar sus metas, si su jefe no sabe regular sus emociones y no demuestra compostura.

Respetar la Diversidad: Al ser consciente de tus propios sesgos y prejuicios, estás mejor equipado para reconocer y valorar la diversidad en el lugar de trabajo. Esto contribuye a un ambiente más inclusivo y respetuoso. 

Comprender las motivaciones y puntos de vista
de los demás sobre todo en situaciones conflictivas.

Desarrollar relaciones más auténticas y sólidas. Al reconocer y aceptar tus propias vulnerabilidades, es más probable que inspires confianza y apertura en los demás.

Reconocer y adaptar tu estilo de comunicación con otras personas que pueden tener enfoques diferentes. Esto mejora la colaboración y evita malentendidos.

Introducir prácticas como la meditación y el mindfulness en tu vida diaria para mejorar la concentración y la toma de decisiones.

En resumen, la autoconciencia en el entorno laboral va más allá del conocimiento personal; también implica la capacidad de reconocer y respetar la individualidad y la complejidad de los demás, promoviendo así un ambiente de trabajo más saludable. 

¿Quieres tener un equipo de ejecutivos conscientes? Contáctame para capacitaciones empresariales o sesiones de coaching.

Si te gustó, ayúdame compartiendo para sumar más #ejecutivosconscientes

Bendiciones,

SOBRE LA AUTORA:
Desde hace 12 años me obsesiona una cosa: inspirar a las personas a ser coherentes con su esencia y sus valores. Potenciar lo mejor de si mismas para su desarrollo personal y profesional. Me dedico a asesorar a empresas y a sus ejecutivos en mejores prácticas de inteligencia interpersonal aplicadas a la atención al cliente, ventas y liderazgo. Les ayudo a hacer clic con el corazón de sus colegas, clientes y jefes a través del autoconocimiento y el desarrollo de habilidades relacionales de comunicación que agregan valor extraordinario a todo lo que son y todo lo que hacen.

Inspiro ejecutivos conscientes, transformo organizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − siete =

WhatsApp chat