Cómo Decir No sin Ofender ni ser Ofendido

Saber decir que no puede sacarnos de muchas situaciones problemáticas:

“No gracias, ya he bebido bastante”

“No, porque la última vez no me lo devolviste”

“No, no quiero cambiarme de banco, gracias”.

A pesar de las ventajas mencionadas, sigue siendo aún difícil para muchos saber decir que NO a alguien sobre todo si la persona a la que le vamos a dar la negativa es nuestro jefe, nuestro padre o representa para nosotros alguna autoridad o consideración. A veces no solo se trata de no querer herir a la otra persona, sino más bien de evitar ser percibidos como personas conflictivas o malas.

El derecho a pedir algo es tan fundamental como el derecho a negarse.

Ante una situación así conviene tener presentes las dos partes. Si yo me enfado porque creo que la otra persona no toma en cuenta mis necesidades y quiere pedirme algo todo el tiempo, probablemente no responda de la mejor manera y experimente un gran sentimiento de injusticia. Si por otro lado, creo que debo acceder a la petición de la otra persona y que negarme sería de mal gusto, mi autoestima.

Aunque a veces sea más fácil decir que SI a lo que nos piden, a la larga hacer algo que no queremos solo por evitar discrepar, nos va a traer conflicto. Es importante que aprender a defender nuestra  postura con educación.

No accedas a la petición de otra persona sólo por miedo a su reacción.

1.- Primera Forma de Decir que NO:

Una forma de decir que NO sin ofender ni sentirse ofendido es responder con una alternativa. Por ejemplo, si el jefe dice:

  • “Necesito el informe en 10 minutos”
  • Tu puedes responder: Te lo envío en treinta minutos, es el tiempo que me toma incluir las conclusiones al informe. O puedo enviártelo en este momento sin las conclusiones y me gustaría en realidad enviártelo completo.
2.- Segunda Forma de Decir que NO:

A la misma situación otra forma de respuesta es empezar comprendiendo porque el otro quiere que hagamos algo y luego indicar nuestro punto de vista. Por ejemplo: “comprendo que lo necesites de manera inmediata, sin embargo aún me faltan las conclusiones en el informe, necesito por favor 20 minutos más para terminarlo”.

En cualquiera de las dos formas toma en cuenta que hay que explicar a la otra persona los motivos por los cuales le dices que no, de forma asertiva, sin muchas palabras, directo y con educación. Es decir, si decimos que no porque no nos apetece (una negativa absolutamente legítima) trataremos de incidir en las causas que nos llevan a que no nos apetezca. 

No olvides que:

Si la otra persona insiste en su petición a pesar de tu negativa es importante seguir diciendo que NO. Es un deber respetar tus derechos y el de los demás. Así que puedes usar la técnica de comunicación asertiva del disco rayado para volverte a negar. Esta es así:

Lo siento, te he dicho que NO yo también quiero la computadora para trabajar.

Esta técnica funciona sino incluyes ninguna explicación nueva a tu negativa inicial, caso contrario tu interlocutor puede usar esa nueva información en tu contra e insistir más.

Quieres aprender a comunicarte con asertividad y ser un líder inspirador. Te espero en la primera sesión de coaching conmigo. Reserva tu cita aquí.


SOBRE LA AUTORA:
Soy NadiaVaró y me dedico a asesorar a empresas y a sus ejecutivos en mejores prácticas de inteligencia interpersonal aplicadas a la atención al cliente, ventas y el liderazgo de personal. Les ayudo a hacer
clic con el corazón de sus colegas, clientes y jefes a través del autoconocimiento y el desarrollo de habilidades relacionales de comunicación efectiva que agregan valor extraordinario en el servicio y crean satisfacción laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =

WhatsApp chat