Etiqueta de las Comidas de Negocios

Cada día es más común que muchos empresarios opten por hacer citas de negocios a la hora de la comida haciendo más productiva su agenda de trabajo. Definidamente es una estrategia muy conveniente cuando se trata de conversar sobre temas específicos, vender una idea, cerrar un contrato o simplemente ganarse la confianza de un cliente potencial o recurrente.

En fin, hay que tener claro que una comida de negocios, no solo es cuestión de negocios pues entran a prueba nuestros conocimientos desde etiqueta en la mesa, inteligencia social hasta nuestras habilidades de negociación.

Te dejo con algunas recomendaciones generales que te ayudarán a salir airoso de la situación:

1. Pregúntale que tipo de comida prefiere.

2. Escoge un restaurante o lugar cerca a la oficina o casa de tu invitado. Así le demuestras que eres atento y te preocupas por su comodidad.

3. Visita con anterioridad el restaurante que eligiste, de ésta manera te aseguras de una buena comida y servicio.

4.  Si se trata de un almuerzo o cena, confirma la cita ese mismo día por la mañana.

5.  Si es un desayuno empresarial, confirma la cita el día anterior.

6. Llega 10 minutos de la hora fijada y espera a tu invitado sin tocar el agua, la servilleta u ordenar bebida. Puede considerarse un gesto descortés anticiparse.

7. Procura ocupar el asiento de la mesa que quede de frente a la entrada por donde caminará tu invitado. De esta manera aseguras contacto visual. Colocar a tu invitado de espaldas a una entrada o ventana también lo pone emocionalmente en posición de desventaja a la hora de negociar.

8. En todo caso, siempre escoge una mesa ligeramente apartada del resto de comensales para evitar interrupciones y conversar con tranquilidad.

9. Da a su invitado la oportunidad de ordenar una bebida primero. Tu puedes ordenar una bebida alcohólica siempre que él lo haga también primero.

10. Del mismo modo, permite que tu invitado ordene la comida antes que ti. Cómo buen anfitrión se recomienda que le sugieras algún plato especial del restaurante que hayas probado con anterioridad. Esto es bien visto especialmente cuando tu invitado es extranjero.

11. Si se trata de un desayuno o almuerzo de trabajo deja pasar 10 minutos para tratar el tema

12. Si se trata de una cena, espera al postre o al café para conversar de trabajo

13. No olvides que quien invita paga la cuenta. Evita hacerlo con cupones de descuento, tarjetas de regalo o muchos centavos (es decir mucho cambio)

14. Al igual que la cuenta, la propina debes dejarla de manera discreta. Y;

15. por supuesto, observa en todo momento las reglas básicas de etiqueta en la mesa.

Para concluir, recuerda que la hora de la comida se relaciona con un momento para socializar, por tanto deberás preparar tu presentación de negocios con anterioridad asegurándote que no tome más de 5 minutos tu exposición. Después solo tienes que hacer que tu invitado se sienta cómodo tratando temas coloquiales que les permita conocerse mutuamente y ganarte su confianza. Después de todo, las comidas de negocios nos obligan a llevar a cabo algo que no solemos hacer lo suficiente en el ámbito profesional: ser nosotros mismos, tener una charla interesante, relajarse y comer.

Averigua de nuestros cursos sobre protocolo empresarial haciendo CLIC AQUÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =

WhatsApp chat