10 Claves para Comunicarte con Elocuencia

“A quien tenga a la palabra como un arma será más fuerte, solo hay que saber cómo utilizarla” – Anónimo

Más que la oscuridad, las alturas… le tememos hablar en público. Quien lo imaginaria? Inofensivo, indoloro y cotidiano nos hace temblar, sudar, nuestros pensamientos se bloquean, las palabras se nos entrecortan…

1.- Cómo manejar la ansiedad:

Respiración diafragmática!. Hay que respirar tal y como lo hacemos dormidos. No debe levantarse nuestro pecho mientras llenamos nuestro cuerpo de aire, sino nuestro vientre. Respirar bien oxigena eficientemente el cerebro y mejora nuestra concentración.

2.- Afloja la mandíbula:

Para que tus palabras salgan bien articuladas de tu boca masca chile 15 minutos antes de tu presentación. Esto mejorará tu vocalización.

3.- Sonríe:

No a carcajadas! Pero sonríe de vez en cuando, porque transmites confianza y demuestras que estas gozando el momento.

4.- Plantéate un objetivo:

No más de uno. Que es lo que quieres que tu audiencia recuerde al final de tu presentación?. Este objetivo deberás reforzarlo al inicio, al intermedio y al final.

5.- Dominio del tema:

Prepárate bien. No hay nada más desagradable que escuchar hablar a alguien que no conoce del tema que está hablando. Se nota!

6.- Ordena las ideas:

Abre con algo impactante que cautive a tu audiencia: una historia, una cita célebre, etc., luego plantea antecedentes, luego desarrolla el contenido y concluye con un motivo fuerte que lleve a tu audiencia a la acción.

7.- No refutes, supera:

Si alguien no coincide con tu punto de vista, escúchalo, fundamenta tu respuesta y continúa. Las opiniones de los demás son importantes, siempre nos dan una pauta de cómo va nuestra presentación. Preocúpate si al final nadie dijo nada!; si esto ocurre lo más probable es que no te entendieron o no les interesó lo suficiente el tema para preguntar u opinar.

8.- Tu imagen también transmite un mensaje:

Impecable, si quieres parecer accesible y animar a la discusión usa colores claros cerca a tu rostro, no siempre el traje negro para hablar en público o dirigirte a tu equipo de trabajo ayuda. Puedes lucir distante, autoritario y como comunicativo.

9.- Mira al público a los ojos:

En grupos de hasta 50 personas es posible mirar a todos a los ojos en algún momento. Si el grupo supera el número, sitúa un individuo imaginario en cada esquina de varios subgrupos en los que dividas tu audiencia física o mentalmente. Todos tendrán la sensación de que los estás viendo.

10.- Un consejo final… 

El deseo de prepararse, la voluntad de atreverse y la disciplina de practicar siempre te hará experto. Animo.

Suscríbete a mi Boletín para recibir totalmente gratis información a tu e mail sobre éste y otros temas de interés. 

SOBRE LA AUTORA:
Soy NadiaVaró y me dedico a asesorar a empresas y a sus ejecutivos en mejores prácticas de imagen profesional e inteligencia interpersonal aplicadas a la atención al cliente, ventas y el liderazgo de personal. Les ayudo a hacer clic con el corazón de sus clientes a través del autoconocimiento y el desarrollo de habilidades relacionales de comunicación efectiva que agregan valor extraordinario en el servicio y crean satisfacción. Para mi la imagen de una persona es más que físico, es como se relaciona con los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =

WhatsApp chat